ideanimal

El parque para perros ¿Bueno o malo?

¿Es bueno o es malo ir al parque para perros?

Habitualmente nos encontramos con este dilema las personas que tenemos perro y queremos socializar a nuestra mascota.

Algunos artículos nos refieren que lo importante es llevar a nuestro CAN a estos parques y otros artículos nos dicen todo lo contrario ¿A que o quien hacemos caso?

Realmente ¿En que nos tenemos de fijar? Seguidamente os aportamos los 4 puntos que a nuestro entender y forma de trabajar, son los más relevantes.

1.- ¿Perros que hay en la zona?

Son perros de tamaño muy grande para el nuestro, son de edad avanzada o son muy jóvenes. Se tienen que valorar estos factores junto con el proceso que esta atravesando nuestro perro. Es verdad que tiene que saber gestionar las situaciones sociales tanto sea con perros de distintas edades o de tamaños diferentes, pero también hay que tener en cuenta que se tiene que hacer de una forma paulatina y bien estructurada.



2.- ¿Cuál es el comportamiento de los perros del parque?

Así como pasa en personas, no todos los perros se tienen que llevar bien entre sí, no deberíamos obligarlos a jugar entre ellos y menos si su comportamiento no es el adecuado.

Imaginaros que en vez de un perro, estamos hablando de un niño y lo lleváis a una zona donde hay niños jugando, en función os vais acercando, veis que en la zona los padres están hablando entre ellos y no prestan atención a los pequeños "como son niños entre ellos juegan y entre ellos se entienden" además estos niños están jugando a pegarse y hay algún niño que sólo hace que escaparse y pedir ayuda, entre muchas otras conductas. Realmente dejarías a vuestro hijo en esa situación? Nosotros no!!! Ahora bien, Esto no significa que todas las zonas que hayan perros sean malas, ya sea zonas expresamente preparadas para perros o no. Simplemente significa que tenemos que vigilar con que compañías queremos dejar relacionarse a nuestros perros y que por tanto adquiera los hábitos que vea de esa zona.

La gran mayoría de veces pasa esto y escuchamos a los propietarios decir:

Espabila!!!

Entre ellos se entienden!!!

Que le muerda así aprende!!!

Con está forma de proceder, corremos un gran riesgo que nuestro amigo aprenda precisamente las conducta que no queremos que realice. Luego cuando pasa el tiempo, nos preguntamos por que el perro muestra una conducta "agresiva o invasiva" ya que siempre a estado socializado y tratado de forma correcta.


3.- ¿Cómo es la zona en la que estamos?

Este es otro factor a tener en cuenta, ya que nos podemos encontrar con muchas variantes y hemos de estar preparados para las posibles situaciones, como por ejemplo:

- Zonas muy pequeñas;Esto puede causar disputas, nervios o simplemente malestar.

- Zonas muy grandes; No podemos controlar lo que sucede.

- Zonas que no sean seguras; En un momento determinado con un susto o cualquier circunstancia imprevista, nuestro perro puede escaparse y tener un incidente.


4.- ¿Qué control de la situación hay?

Esta parte va ligada con las anteriores pero se debe de diferenciar, ya que atañe también a los propietarios de los perros.

Tenemos que saber visualizar, si los propietarios están pendientes de sus perros, si tienen un trato amable hacia ellos, si están bien educados y hacen caso mínimamente y si cumplen con sus obligaciones (recoger excrementos, bozales, etc ....)



Conclusión

Queremos expresar que este artículo es nuestro punto de vista, nuestra forma de trabajar y lo que siempre enseñamos a nuestros clientes y amigos.

Sí eres un particular, tienes alguna duda o quieres ampliar conocimientos, ponte en contacto con nosotros e infórmate de nuestros servicios personalizados.

También puedes pinchar aquí



Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información